Girls @ José Cuervo Salón, Cd. de México (En español) - OurVinyl
default-thumbnail-big

Girls @ José Cuervo Salón, Cd. de México

Uncategorized

[To read this review in English just click here]

“Güey, ¡te digo que no los puedo encontrar por ningún puto lado!”. Esa ha sido una frase que he oído muy seguido últimamente, todo desde la primera vez que tuve la oportunidad de oír la canción Heartbreaker de Girls e intenté compartirla con el mundo. Ése conjunto de palabras fue la respuesta de mucho fans de la música al tratar de encontrar uno de sus videos en YouTube o al fallar en el intento de descargar alguna de sus canciones. Bueno, las mujeres que verdaderamente valen la pena son difíciles de encontrar. Y créanlo: éstas “mujeres” valen la búsqueda.

Tan difícil como es encontrar uno de sus videos al escribir su nombre en la búsqueda, es doblemente difícil tratar de descargar su primer álbum. Ya que el nombre de su primer álbum es, bueno, Álbum. No te sorprendas si encuentras algunas cosas raras al googlear “Girls+Album”. Puede que encuentres algunas cosas buenas (fotos bastante buenas, de hecho). Pero si lo que buscas es un primer álbum que muchísimas bandas desearían haber grabado en sus primeros años de existencia, entonces estás tomando el camino adecuado.

Usando nombres de mujeres (como Laura o Lauren Marie), usando cautivadores de miradas (como Hellhole Ratrace) e incluso el nombre ideal para el álbum de un intento de gánster (Big Bad Mean Motherfucker) en los títulos de sus canciones; los estilos de música explorados por Girls son tan eclécticos como los títulos de sus canciones. La voz de su cantante Christopher Owens es inusual, incluso para los estilos no convencionales de canto que ya hemos oído de artistas de la talla de  Bob Dylan, Jack White o Neil Young. La falta convencionalidad es uno de los ganchos en su repertorio. Afortunadamente, muchos comprobamos que sus conciertos en vivo son solamente otro de ésos ganchos.

Girls’ Honey Bunny

En una noche de viernes en la Ciudad de México, un escenario sin gente, pero a la vez lleno de instrumentos, se oscureció. Antes, se veían una bacteria, un acordeón, teclados, un bajo, muchos instrumentos de viento; como saxofones, clarinetes y demás; pero ninguna guitarra. Y justo cuando las luces volvieron a encenderse, 6 personas empezaron a intercambiarse todos los instrumentos, a veces incluso en medio de una canción, durante un set de 30 minutos. Eran Torreblanca, una máquina de sonido con un estilo post-pop-folk. Influenciados por la radio mexicana y su terriblemente convencional contenido apto para adolescentes, Torreblanca hicieron todo lo contrario a lo que escuchaban y construyeron una base de fanáticos orgullosos de lo que hacen y de la manera en que lo hacen; y lo que hacen suena increíble. Con una entrega simple y nula de narcicismo, estos muchachos (y señorita) ofrecieron la contraparte de lo que estaba por venir.

Al momento en que las luces se apagaron otra vez, el escenario fue transformado en un florero gigante y bizarro. Todo, desde el stand de la guitarra y de los micrófonos, hasta la batería, los amplificadores y monitores, fueron cubiertos con flores: rosas rojas, lirios, margaritas, ramas. Se sentía como un tributo en vivo al Unplugged de Nirvana, su concierto acústico de los 90’s, donde un escenario similar fue armado y grabado en video. Ésa memoria se hizo aún mas real cuando Christopher Owens tomó su guitarra y empezó a tocar los primeros acordes de la noche con Alex. Se veía como un hermano de Kurt Cobain de diferente madre. Pero aún, aunque ambas voces son extrañas para el mundo de la música en general, las dos son a la vez perfectas y emotivas para su propio género musical.

Owens no es el mejor guitarrista ni el front man más carismático que pudieras desear. Pero ninguna banda necesita de eso cuando su música es así de hermosa. Girls son capaces de hacerte bailar con Honey Bunny (como lo hicieron en el Segundo tema del set), de hacerte regresar a los 60’s con Saying I Love You, de pagar tribute a bandas ahora clásicas como Radiohead y Nine Inch Nails con himnos como Vomit. Presenciar todo eso y más en un concierto en vivo no es algo común, al menos no con bandas que son prácticamente nuevas y jóvenes. Y aquí es donde la contraparte del acto de Torreblanca se hace presente.

Girls nunca intentan parecer cool o tratan de armar un show en cada canción por el bien del entretenimiento. Se mantienen tranquilos cuando la canción habla por si misma (en Hellhole Ratrace, por ejemplo, con un coro al estilo de canto de Guerra que todos cantaron junto con Owens), y sacuden la cabeza y castigan a sus instrumentos cuando la canción es tan poderosa que tiene que salir de sus cuerpos y transmitirse a sus cuerdas, teclas o baquetas (como en la fascinante Vomit). Sabes que todo es honesto porque puedes sentirlo, escucharlo y verlo a la vez. Y tal vez por eso es que el escenario está lleno de flores. No lo está solo porque aparece en el arte de Album o porque hace que el escenario se vea cool y original. Tal vez la razón sea que, cada noche, cada vez que suben al escenario y lo hacen suyo, pagan tributo a toda la música que amaron en el pasado y a la vez forman un camino para su propio sonido. Están diciendo Gracias, Bienvenidos y Perdón a la vez. Incluso, la última canción de la noche fue Forgiveness. ¿Y cuántas veces no has dicho todas ésas cosas usando algo tan simple, hermoso y falto de explicación como flores y música?

P.S.: le debo a alguien en especial flores y música por acompañarme ésa noche; muchísimas gracias.

Escrito por Jorge A. López Mendicuti | OurVinyl Senior Writer

Guitarrista, multi instrumentalista, abogado, escritor amateur y fan de la música

@jlopezmendicuti