Bombay Bicycle Club @ El Plaza Condesa, Cd. de México (En Español) - OurVinyl
421246_151845058268534_110118655774508_196706_1832857791_n

Bombay Bicycle Club @ El Plaza Condesa, Cd. de México

Uncategorized

[To read this article in English just click here]

Un mes sin música en vivo es como un mes sin que uno de tus mejores amigos se aparezca en tu puerta. Ya que el año pasado había estado maravillosamente lleno de conciertos en vivo como Pearl Jam, The Strokes, U2, Rodrigo & Gabriela, Bombino y muchos más; la llegada de un buen acto que marcara el inicio de la temporada de conciertos era una de las principales preocupaciones de los asistentes a conciertos en México. Los grandes viajes tienen grandes inicios.

Por eso es que el corazón de éste autor dio un salto cuando supo que Bombay Bicycle Club venía a la Ciudad de México, y que iban a tocar en El Plaza Condesa, el mismo recinto donde ocurrió el último concierto de Bombino en el 2011. Ambos artistas tienen nombres parecidos. ¿Coincidencia? Tal vez, pero nos estamos desviando del tema. El Plaza Condesa ha ganado un puesto bastante alto en cuanto a recintos de conciertos se refiere; admite la capacidad suficiente de personas para hacer que un espectáculo se sienta, a la vez, lo suficientemente grande como lo suficientemente privado para una velada íntima con una banda o artista que verdaderamente aprecias. Era el lugar perfecto para una banda tan apreciada como lo es Bombay Bicycle Club.

Comparar a éstos muchachos con los Arctic Monkeys es un crimen: su sonido ha conquistado mucho más territorios que sólo el indie rock. ¿Tienes ganas de bailar, relajarte, volverte loco, mover la cabeza, rockear o dar pisotones al estilo del bluegrass? Tienes todo eso en una banda de 4 integrantes. No muchos artistas son lo suficientemente camaleónicos como para ir de un show en vivo con la Escuela de Samba de Londres a  armar un conjunto de folk con todo y banjo, mandolina y guitarras acústicas. Los videos de YouTube y los testimonios de quienes los han visto en vivo, sólo pusieron la expectativa más en alto para lo que todos esperábamos de ellos.

El sábado por la noche llegó y, antes de presenciar a una de las bandas con estilos más diversos del momento, una mujer dulce, sola y usando una guitarra en mano y un suéter de algodón, subió al escenario. Y de su boca salió una de las voces más tiernas y llenas de pasión que podrían oírse. Y ésa voz cantó la canción más apropiada para un público extranjero, sin conocimiento de la existencia de un semejante y maravilloso talento en un tamaño así de pequeño: First. Y como dice su canción: es la primera, la primera vez. Y fue la primera vez, en mis 7 años asistiendo a conciertos, que en el público gritaron “¿Quién eres?”. Y ella respondió, en una voz burlona: “No puedo creer que no sepan quién soy; ésta es la primera vez que toco sin una banda apoyándome. Soy Lucy Rose, ¡y amo México!”. Justo en ése momento, nos ganó a todos y cada uno de nosotros.

Bombay Bicycle Club’s Evening / Morning

Los que sabían quién era ella desde el principio, comenzaron a pedirle ciertas canciones, y tocó todas y cada una de ellas. Siempre sonriendo, lanzando una mirada o dos en cada canción, azotando su pie para llevar el ritmo y provocando al público para ayudarla: la actuación de Lucy Rose es una de las más simples pero a la vez cautivantes actuaciones como abridor que puedes presenciar. Luego de First, Middle Of The Bed y la favorita de la noche, Magic Bus, la Srita. Rose salió del escenario  con la promesa de volver pronto. Y todos esperan que lo haga, ya que es difícil imaginarse que no pueda mejorar con una banda apoyándola, ¡amamos a Lucy!

Luego de unos minutos, Lucy regresó con una banda, pero no apoyándola a ella, sino que ella los apoyaba ahora. Y su primera canción, How Can You Swallow So Much Sleep, dio inicio a mi temporada de conciertos de la Ciudad de México. Bombay Bicycle Club nos despertó y no era lo suficientemente tarde, obviamente. Haciendo gala de una enorme variedad de sonidos y estilos, Lucy y los muchachos no decepcionaron a nadie. No importaba si sólo te sabías sus canciones tranquilas, su catálogo pesado o las nuevas canciones de su último que pueden bailarse: había al menos un manojo de canciones y ritmos para cada uno.

Mostrando el enojo de sus primeros años con Dust On The Ground y Lamplight; su lado acústico con Rinse Me Down y Ivy  Gold; y promocionando las canciones más bailables de su último disco A Different Kind Of Fix, todos sacudimos la cabeza, gritamos, aplaudimos, bailamos y zapateamos al unísono durante 2 horas con la primer importación inglesa del año. Y durante ese tiempo, la canción que nos hizo a muchos y a mi enamorarnos de éstos ingleses, por fin apareció. Y de pronto, ¡madres!: escuchar Evening/Morning en vivo es la verdadera forma en que uno debería de oírla. Pocas líneas de bajo son un material tan simple y conmovedor a la vez como ésta.

Lucy Rose aportó el toque final que Bombay Bicycle Club necesitaban para mejorarse a si mismos: no como una simple voz femenina de fondo, sino una voz lo suficientemente poderosa y cautivadora para competir con la de Jack y transformar las canciones en algo más profundo y con mayor significado. Esto fue evidente durante Lights Out, Words Gone y fue reafirmado cuando Shuffle sonó como la penúltima canción de la noche.

Finalmente, luego de un set lleno de rock duro, samba, dance, bluegrass, folk y rock suave, Bombay Bicycle Club y Lucy Rose mostraron su respeto y amor a México por última vez. Prometiendo por segunda ocasión en la noche que regresarían a nuestro país lo antes posible. No importa si lo hacen pronto o en un futuro lejano; el compromiso y la entrega que tienen con su público es algo que debes presenciar cuando tengas la oportunidad. Es raro encontrar bandas jóvenes que hayan hecho tanto en tan poco tiempo, y que a la vez logren seguir siempre hacia delante pero permanezcan honestos y fieles a si mismos. Pero aunque los muchachos de Bombay Bicycle Club no encuentren el camino de regreso a un México que ya se considera su hogar, al menos algunos pocos y yo tuvimos la oportunidad de verlos: y una vez es mejor que toda una vida.

Escrito por Jorge A. López Mendicuti, OurVinyl Senior Writer

Guitarrista, multi instrumentalista, abogado, escritor amateur y fan de la música

@jlopezmendicuti